El policía Daniel Cardenas mató al sospechoso Matthew Graves de varios disparos en la espalda cuando intentaba detenerlo en el baño de un restaurante ubicado en Oregon, Estados Unidos, el pasado 19 de septiembre.

La víctima, con un historial de abuso de drogas, padecía de esquizofrenia en el momento del fatal incidente y desobedeció continuamente las órdenes de Cardenas, quien decidió electrocutarlo con una pistola táser. De todas maneras, esta no hizo mucho efecto en Graves y cargó nuevamente contra los agentes. Fue en ese momento cuando Cardenas se arrojó sobre él y le propinó varios disparos en la espalda ya que supuestamente pensó que este podría estar portando un arma. Las heridas provocaron el fallecimiento de Graves.

El caso fue analizado en los juzgados donde el jurado popular decidió que el agente Cardenas actuó de acuerdo a la ley y que no es culpable de ningún delito.

 

 

 

Un policía dispara a través del parabrisas en una persecución de sospechosos armados

VIDEO RELACIONADO