En el medio del confinamiento por la pandemia un gran grupo de personas decidió salir a las calles a disfrutar de un fenómeno meteorológico sin precedentes.

Y es que Madrid se llenó de nieve y la gente, que necesitaba un poco de diversión, comenzó una enorme guerra de bolas de nieve.

La policía tuvo que dispersar a la gente no sin antes recibir varios impactos.

 

Nacho Salcedo on Twitter