La modelo Alexa Greenfield asistió al partido de tenis entre Madison Keys y Dominika Cibulkova por el Australian Open y se robó todas las miradas aunque no precisamente por su belleza.

Los espectadores se vieron asombrados cuando la cámara capto a la modelo en el momento en que hundió un pedazo de pollo frito dentro de un vaso de gaseosa y luego lo ingirió mientras que el pequeño que se encontraba a su lado la miraba con disgusto.

Las reacciones fueron entre sorpresa y repugnancia. De hecho, algunos usuarios incluso pidieron que Alexa sea detenida por su estilo a la hora de comer las famosas ‘nuggets’ de pollo.

Al ser consultada por el diario The Sun, la modelo se defendió al señalar que su manera de comer pollo la heredó de su padre. “Me encantó el sabor y nunca más me detuve”, dijo al medio británico.

 

 

 

El tremendo golpe que se dio un alcanzapelotas en medio de un partido

VIDEO RELACIONADO