El fotógrafo británico Mark Fernley, de 28 años, colocó un gigantesco espejo en medio de la Amazonia, al norte de Brasil, y una cámara, con la intención de captar la reacción de los animales al verse reflejados como parte de un estudio de estimulación de la imagen, enfocándose sobre todo en los felinos más grandes.

En las imágenes se puede ver a un puma que se lleva un gran susto al ver a un posible enemigo, a un Puercoespín que salta por los aires y a un leopardo que intenta jugar con su nuevo amigo, entre otros.           

“Los animales caminan por la selva y se encuentran con el espejo. Entendemos, claramente, que no tienen la inteligencia para reconocerse a ellos mismos. Cuando ven sus ojos en el espejo inmediatamente entienden que se trata de un competidor de la misma especie”, señaló Fernley.

“La principal prioridad del estudio es mostrar el comportamiento competitivo de los grandes felinos neotropicales cuando ven su reflejo. De esta manera, pronto tendremos una mejor comprensión de cuán inteligentes son estos animales”, concluyó.

 

 

Un experimento similar se llevó a cabo en 2015 con distintos animales