Sucedió el pasado sábado por la noche en una concurrida calle de la localidad australiana de Adeilaide, donde un hombre que intentó separar a una pareja que se estaba peleando terminó recibiendo duros golpes en su rostro y cuerpo.

Algunos transeúntes intentaron frenar a la violenta pareja para que no sigan agrediendo al buen samaritano, mientras que otros filmaban la escena.

La víctima debió ser trasladada al hospital con un corte en un ojo y una inflamación facial.

 

 

 

Feroz pelea se desata en un local de comidas rápidas en Australia