Mientras en algunos sitios la gente sale a sus balcones a cantar ópera o tocar algún instrumento ahora apareció Freddie Mercury con una soberbia coreografía para beneplácito de sus vecinos y su esposa que lo mira incrédula.