La Policía rusa detuvo a un hombre que entró a una de las galerías más importantes de la ciudad de Moscú y se fue caminando por la puerta con una de las pinturas en sus manos el pasado domingo por la tarde.

Como se puede observar en las cámaras de seguridad de la Galería Tretyakov, el ladrón se acerca a una de las pinturas, llamada "Ai-Petri.Crimea”, la descuelga de la pared y se va caminando con ella frente a la mirada de todos los visitantes.

 

La pintura, llamada Ai-Petri.Crimea, pertenece al paisajista ruso Arkhip Kuindzhi y está valorada en un millón de dólares
La pintura, llamada Ai-Petri.Crimea, pertenece al paisajista ruso Arkhip Kuindzhi y está valorada en un millón de dólares

 

El sujeto, de 31 años, fue detenido en la localidad de Zerechye, en las afueras de Moscú, según informó la portavoz del Ministerio del Interior de ese país, Irina Volk.

“Según la información preliminar, el delito se cometió con fines de lucro”, dijo Volk.

La pintura, valorada en un millón de dólares, pertenece al paisajista ruso Arkhip Kuindzhi, considerado como “una de las figuras más memorables de la pintura rusa en la segunda mitad del siglo XIX”, según detalla el sitio web de la galería de arte. Además aseguran que el pintor era conocido por su innovadora experimentación con la luz y el color, así como por su inclinación por incorporar algunos de los últimos descubrimientos científicos en sus obras de arte.

 

 

 

Los cinco robos de arte mas deslumbrantes del siglo pasado

VIDEO RELACIONADO