Cuando el vecino de enfrente se ejercita en su balcón puede ser sólo eso o transformarse en un rato de sana diversión haciéndolo bailar al ritmo de la cumbia.