Sucedió en el Cañadón Seco, a 25 kilómetros de Caleta Olivia, en Santa Cruz, donde un trabajador petrolero que escuchó ruidos dentro de un contenedor de basura se llevó una gran sorpresa al ver a dos cachorros de puma y a su madre hurgando en busca de comida.

El problema con los pumas viene desde hace tiempo y es algo que está sucediendo en varios lugares del mundo. Son tantos los deshechos en las ciudades que estos animales, así también como los osos, prefieren buscar comida en la basura que tener que cazar por su propia cuenta.

 

 

 

Insólito: un oso se llevó dos contenedores de un restaurante

VIDEO RELACIONADO