El kayakista Dane Jackson, que se define como un adicto a la adrenalina, se lanzó por una catarata de 37 metros de altura, ubicada en Idleyld Park, en Oregon, Estados Unidos, y logró salir intacto del descenso.

En las impactantes imágenes, captadas por la cámara de delular de un visitante, se puede ver al joven cayendo en picada con su kayak y luego saliendo a flote sin ningún tipo de problemas.
 

 

 

La peor pesadilla: se cortó la soga de la tirolesa, cayó y se quebró la columna

VIDEO RELACIONADO