Un creyente de 35 años que aún no ha sido identificado se adentró con su camioneta en una iglesia de Toledo, en España, el pasado miércoles asegurando que estaba "poseído por el diablo" y que necesitaba un exorcismo.

El conductor entró a la iglesia de San Juan Evangelista luego de estrellar su vehículo contra la puerta principal y luego se llevó por delante todos los bancos para luego frenar justo frente al altar. Afortunadamente, el templo estaba vacío. 

Un testigo que vio lo sucedido se acercó al vehículo creyendo que había sido un accidente para ver si podía ayudar. Sin embargo, el conductor bajó la ventana y comenzó a gritarle a los fieles que se encontraban allí. 

 

 

Cuando la policía llegó al lugar encontraron al hombre en el altar bastante perturbado mientras gritaba que estaba "poseído" y que la iglesia era el único lugar donde se sentía seguro.

El invasor, que sufrió algunas lesiones, fue trasladado al hospital más cercano donde fue sometido a un examen de alcohol y drogas. Hasta el momento se desconoce si se encontraba bajo la influencia de alguna sustancia. Finalmente, el hombre fue acusado por delito contra la propiedad pública