A poco de haberse difundido el estremecedor audio de Francisco Postiglioni, de 37 años,  que amenazó a su expareja con romperle los dientes, este miércoles se conoció otro de sus arranques de furia. La violenta situación fue grabada hace dos años, cuando el hombre insultó y amenazó a dos inspectoras que le labraban una infracción.

"¿Vas a hacer una infracción? Hacela, hacela… vamos a ver cuánto durás", se escucha decir a un ofuscado hombre mientras dos agentes de tránsito le labran una infracción. El sujeto no es otro que el exrugbier que fue acusado por su expareja y su familia por hostigarla, incumplir medidas perimetrales, golpearla en plena calle y hasta escracharle el auto con aerosol. Sus víctimas, en cambio, son dos inspectoras que tuvieron la mala fortuna de cruzarse con él y descubrir que había dejado estacionado su auto en franca infracción.

"Los pelotudos como ustedes, conmigo no tienen chance", asegura Francisco Postiglioni, mientras se pasea de un lado a otro, lanza una andanada de insultos y, con total impunidad, las amenaza abiertamente frente a la cámara: "Vos llamás a la cana y yo a ustedes los hago echar".

La dramática escena fue registrada por Gabriela Ceva en el cruce de 10 y 39 en noviembre de 2016 y aunque tienen más de dos años, las imágenes se conocieron este miércoles luego de que 0221.com.ar difundiera los estremecedores mensajes que el acusado envió a su exmujer. "Había dejado el auto en la ochava, en contramano y con un bebé adentro", recuerda la agente sobre aquel dramático episodio.

"Si no hubiésemos llamado a la policía, no sé qué hubiese pasado", cuenta Ceva y explica que tras gritarles todo tipo de cosas y amenazarlas, incluso, abandonó al pequeño en el lugar: "En un momento dado se fue. Desapareció y nos dejó el auto con la criatura. Volvió en un remís a la hora, con un testigo que trajo de la casa". Conmocionadas y asustadas, las inspectoras no dudaron un segundo y dieron aviso a las autoridades. Varios agentes policiales llegaron poco después al lugar y todos fueron trasladados hasta una comisaría cercana. "Hicimos una denuncia penal que nunca prosperó. La jueza archivó la causa porque dijo que esa había una reacción ante una situación no esperada", relata Gabriela.

En esa línea, Ceva le contó a 0221.com.ar que el hombre, incluso, cumplió con sus amenazas. Días después del violento episodio el Director de Tránsito recibió en su despacho una carta en la que el hombre relataba su versión de lo sucedido y exigía que las agentes fueran despedidas de su cargo. Aunque la solicitud no prosperó, el agresivo exrugbier no recibió más castigo que la multa hecha por las inspectoras.

Así amenazaba esta persona a su expareja

 

Brutal amenaza de un rugbier