Además el golfista tiene otras dos causas por violencia radicadas por otras de sus exparejas.

La justicia entendió que Ángel Cabrera había querido eludir a la Justicia al salir del país durante el proceso por lo que el tribunal consideró que la pena debería cumplirse en un penal.

Los hechos por los que fue juzgado Cabrera son dos: el primero se basa en la denuncia sobre los golpes efectuados por el golfista a su entonces novia a la salida de un country; el segundo, por haberle producido heridas en la propia casa de Cabrera. En este último episodio la denuncia incluyó también el robo del celular de la joven por parte del ex deportista, lo que le valió ser juzgado, además, por hurto.