Alumnos y preceptores del colegio Carlos Pellegrini cuestionaron al grupo de efectivos de la Policía de la Ciudad que este viernes, en la puerta del establecimiento, quisieron detener a un chico de 15 años por posesión de marihuana.

El incidente ocurrió hacia las 17:20 en Marcelo T. de Alvear al 1800 cuando un grupo de uniformados intentó detener a un adolescente que se encontraba con las manos en su mochila, armando un cigarrillo de marihuana. Los efectivos lo obligaron a mostrar qué llevaba entre sus pertenencias, lo que provocó la negativa del menor y el apoyo de sus compañeros. 

Según denunciaron desde el Centro de Estudiantes, los policías "no tenían ninguna orden judicial previa" y procedieron de "forma ilegal".

El rector de la institución Leandro E. Rodríguez explicó en un comunicado que la situación se tornó violenta luego de que los oficiales rechazaran la solicitud de autoridades y mayores presentes de "seguir los protocolos y reglamentaciones correspondientes para tratar con menores de edad, invitándolos a convocar o notificar al Consejo de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes". 

La secuencia fue registrada por varios jóvenes con sus teléfonos celulares y en las imágenes, difundidas en redes sociales, se pudieron ver forcejeos entre al menos cinco efectivos y decenas de alumnos y algunos preceptores y profesores. 

En medio de la violenta situación, los preceptores y alumnos lograron llevarse al chico e ingresaron al establecimiento educativo.

Eduardo López on Twitter

"En ese momento hubo todo tipo de agresiones físicas. Los policías empujaron a un preceptor que se desvaneció y tuvo que recibir asistencia médica. Además, golpearon a varias personas más e, incluso, amenazaron con arrojar gas pimienta", relataron desde el Centro de Estudiantes.

"El chico quedó muy afectado, llorando y agarrándose el estómago por el maltrato físico que recibió durante la escena. Lo que pasó fue muy grave", agregó la organización estudiantil.

"El chico quedó muy afectado, llorando y agarrándose el estómago por el maltrato físico que recibió durante la escena. Lo que pasó fue muy grave", agregaron.

En tanto, según fuentes de la Policía de la Ciudad todo comenzó cuando un efectivo intentó identificar a un menor que "se encontraba fumando marihuana". De acuerdo con los voceros, el efectivo pidió apoyo y dos patrulleros llegaron a la puerta de la escuela.


H.I.J.O.S. Capital on Twitter