Todo ocurrió el viernes por la noche, sobre la Avenida del Libertador, en Vicente López, cuando el conductor de un Volkswagen Bora negro fue convocado por dos agentes de tránsito a un costado de la avenida.

 

Según trascendió, el control de alcoholemia tuvo como resultado 1,5 gramos por litro de alcohol en sangre, el triple de lo permitido.

 

Cuando los agentes le piden que se haga a un costado y, ante la falta de un conductor alternativo, deje el auto y su licencia de conducir, el hombre se puso nervioso y le da marcha al auto para escapar de la situación.

 

Los inspectores intentan frenarlo pero la situación se agrava.