Una periodista de Villa La Angostura, Melisa Reinhold, contó como fue su encuentro con el mítico monstruo que habita el lago Nahuel Huapi: "Vimos la forma de un ojo negro, de un pez con fama de dinosaurio. Fue el Nahuelito".

"Dicen que es grande, que es gigante. Un monstruo milenario que habita en las aguas profundas de deshielo. Nadie sabe bien qué come, qué es o por qué a veces (y solo a veces) se muestra cuando hay poca gente atenta mirando al lago. Y aunque durante mucho tiempo fui escéptica, hoy doy fe de que el Nahuelito existe", comenzó el relato de la joven.

"Ayer me fui a una playa con mi novio, muy alejados de todo. Ya era el atardecer y estábamos solos en la costa. Él, leía; yo, lo molestaba sacándole fotos. Por eso, cuando el ruido del agua moverse sonó (¿fue una trucha saltar?), instintivamente miramos hacia el lugar".

"El lago planchado comenzó a tener un oleaje extraño. Una sola ola entre tanta calma comenzó a alzarse a toda velocidad, con una sombra negra coronando el recorrido. Me emocioné. Como tenía la cámara en mano, logré rápido fotografiar el momento, antes de que el monstruo se asuste con mi lente de gran alcance y vuelva a sumergirse en el Nahuel Huapi. Fueron segundos, acaso diez, pero que quedaron inmortalizados en la fotografía de un ser casi invisible", explocó Melisa.

"Con Tobias nos miramos. Sin dar crédito a nuestros ojos le hicimos zoom a la foto. Con píxeles borrosos, típico de los momentos desesperados, vemos la forma de un ojo negro, de un pez con fama de dinosaurio. Fue el Nahuelito, no hay más dudas".

La joven aclaró que la foto es real y no sufrió ningún tipo de intervención y que no pudo reflejar una claridad extrema porque la obtuvo con una "cámara réflex de alcance 18-140" y tuvo que hacer zoom.

 

Melisa Reinhold on Twitter