Sucedió durante el tradicional homenaje que se realiza cada vez que un piloto se jubila, donde el ala de un avión de Aerolíneas Argentinas resultó dañada. Afortunadamente, no hubo que lamentar víctimas.

La celebración, que se llevó a cabo en el aeropuerto de Ezeiza luego de que el vuelo AR 1133 aterrizara procedente de Madird, resultó un tanto accidentada en el momento en que el avión pasaba por debajo de un arco que formaban dos chorros de agua disparados por dos camiones de bomberos ubicados en ambos lados de la pista.

 

 

El problema surgió cuando la aeronave tocó una manguera con su ala izquierda cuando se dirigía hacia su estacionamiento, provocando que la punta de esta se cayera a pedazos.

Según informó la Junta de Investigación de Accidentes de Aviación Civil -JIAAC-, no hubo heridos a raíz del incidente tanto entre los pasajeros del avión como el autobomba. La compañía se vio obligada a dejar la aeronave fuera de servicio temporalmente, a pesar de que los daños fueron considerados “leves”.