Mientras policías de la Bonaerense continuaban convocados en las inmediaciones de la Quinta de Olivos, el presidente Alberto Fernández invitó a los voceros a ingresar para dialogar, pero los manifestantes se negaron.

Fueron el secretario de Presidencia, Julio Vitobello; y el vocero presidencial, Juan Pablo Biondi, quienes invitaron a los efectivos a ingresar. La respuesta de los voceros fue la insólita exigencia de que el mandatario salga a la calle.

A su vez, el capitán Sandro Adrián Amaya, de quien luego trascendió que está involucrado en una causa por drogas, dijo a C5N que solo iba a entrar a la Quinta Presidencial si lo hacía junto con las cámaras de televisión.

Olivos: "Si no entro con las cámaras no voy a entrar", afirmó Sandro Amaya, policía bonaerense

 

“Tienen que entrar las cámaras también para que lo escuchen todos. Ya dije yo, si no entro con las cámaras no voy a entrar", afirmó Amaya.