Facundo,de 21 años, recibió una salvaje paliza el fin de semana en una YPF de la ciudad balnearia de Pinamar, luego de que saliera de un boliche junto a un grupo de amigos que fueron interceptados por 10 hombres de entre 25 y 30 años propinandole fuertes golpes en la cabeza. 

El medio '0223', habló con Miriam, la madre del joven, quien se indignó al ver las imágenes de las cámaras de seguridad que registraron el momento de la paliza y aseguró que son "todos de Mar del Plata". 

Facundo volvía de bailar al boliche “Pink” junto a dos amigos y tres amigas, cuando una camioneta RAM “casi” lo choca. Por esta acción temeraria, los chicos “le gritaron unas cosas” y siguieron camino a la estación de servicio YPF de la calle Júpiter entre Bunge y Constitución, a comprar algo para comer.

 

PINAMAR VIOLENCIA EXTREMA

 

“Estos pibes aceleraron y luego los esperaron en la YPF. A mi hijo no le dieron tiempo a nada, lo golpearon de atrás y en el suelo, le pegaron como 10. Aunque solo quedaron 5 presos. Estos chicos son nenes de papa, porque andaban en una RAM y un Audi. El fiscal Juan Pablo Calderón, sin ver el vídeo, sospechosamente los soltó a las 9 de la noche”, denunció la madre de la víctima.

La mujer, aún conmocionada por el hecho, admitió que “todavía no cae” del tremendo acto de violencia, ya que “ni a una bolsa se le pega con tanta saña”.

“Mi hijo estuvo unas cinco horas en el hospital, donde le hicieron todos los estudios. Faltaría ver el tema del párpado del ojo izquierdo, que sufrió dos puntos. Una vez que se deshinche veremos si no tiene comprometido el lagrimal, porque le llora mucho el ojo. Facu está vivo porque Dios quiere que no se vaya. Un golpe más y ahora estaríamos hablando de otro final. Tengo una bronca terrible. Esto no va a quedar así”, cerró.

Fuente: 0223.