El jugado de Garantía N°3 del Departamento de La Matanza, Ruben Norberto Ochipinti, finalmente resolvió no archivar la causa contra el Claudio Delgado, taxista de 54 años, que está imputado por "abuso sexual agravado por el vínculo". Sin embargo, otra vez la girarán de juzgado y para la madre de la menor, este paso de manos "se tiene que terminar".

"A pesar de que el juez no dio lugar a desestimar la causa, le exige a la UFI5 de Morón que siga con la causa. Es decir, la jurisdicción que me corresponde (porque vive en ese municipio), se lo solicita a otra", explicó Ruth Álvarez a Diario Registrado. "Tuve que ir a la Plata porque están apañando a los fiscales. No puede ser que de Morón le tiren la causa a San Justo, que ahora se vuelvan a tirar a Morón. Perdí todo el 2018 y la causa no avanzó nada. Seguimos ejerciendo violencia y corrupción", contó.

 

 

 

La denuncia busca establecer si la menor, que ahora tiene diez años, fue abusada por el padre cuando tenía tres años, en las ocasiones que se la llevaba dentro del régimen de visitas.

La madre se fue dando cuenta de la situación por el estado en que volvía su hija y los padecimientos que con el tiempo y su posibilidad cognitiva le fue transmitiendo a la madre. "Mi papá me cagó a palos", le contó la nena entre llantos en aquella oportunidad. 

Como lamentablemente suele pasar en estos casos, las víctimas de violencia de género sufren primero en el hecho, y luego por la revictimización por parte de los centros de salud y de la Justicia. 

"En julio de 2012 la llevo a la Clínica La Esperanza de Flores. Tenía la cola lastimada, cuando le bajan la ropita miran lo que le pasó, les hice sentir el olor a semen en la bombacha”. “No hicieron nada, sólo me hicieron firmar un acta” dijo la madre. No se realizó el hisopado ni una revisación médica para ver si tenía himen.   

En los escritos figura que la perito psicóloga Ingrid Mosca, dictaminó el 10 de mayo de 2013 que "es de prever que la dinámica traumagénica alterará el desarrollo cognitivo y emocional de la víctima, distorsionando su autoconcepto, la vista del mundo y las habilidades y estabilidad afectiva en el futuro".

El taxista Delgado tampoco se presenta a las audiencias en el Juzgado de Familia por la cuota alimentaria. De hecho, tiene cuatro imputación por la falta de pago de los alimentos, tanto la actual como de todos los meses de atraso.