En vez que terminó con su insólita llamada el hombre pidió disculpas y explicó que sus hijos seguramente no lo estaban mirando ya que siempre estaban jugando a la Play por lo que decidió llamarlos para que se resguarden en el sótano de la casa.

El tornado que se acercaba impactaría fuertemente en la zona donde está su casa y donde sus hijos estaban jugando en línea por lo que no se habrían podido enterar de que se venía un tornado.

El llamado si bien fue muy poco profesional fue apoyado por la audiencia porque privilegió a sus hijos en lugar de a su trabajo.