Mayra Arena es una joven de 25 años que hace más de diez días decidió realizar una especie de ensayo sobre la pobreza, la marginalidad, el estudio y el trabajo en base a su historia de vida, una historia que se viralizó por la potencia de sus palabras y la crudeza de su relato. 

Tal fue la repercusión que llegó a tener la casilla de su facebook llena y no puede aceptar más gente porque superó el límite que te da la red social, y no solo eso, le hicieron una nota en Clarín. 

Pero no todo es color de rosas, así como fue su vida entre una madre que no tuvo acceso a la educación y al trabajo digno y que a los 14 años tuviera que dejar la escuela para cuidar a su hijo, desde el Gran Diario Argentino se mofaron de su historia y tergiversaron sus palabras. 

El beneficio de ser pobres. Mi vieja es una mina marginal. Toda la vida vivió fuera del sistema y ahí quedará. Por un...

Posted by Mayra Arena on sábado, 10 de marzo de 2018

Mayra contó este viernes la indignación sobre la nota publicada en la web del diario donde pusieron el textual "que la clase media no prejuzgue y dé más trabajo". "Clarín titula eso dejándome a mí como una pedante de mierda", se descarga la joven en un texto publicado hace unas horas. 

"¿Hasta dónde puede caer bien un pobre?", titula Mayra y se descarga en su muro de facebook donde relata cómo fue la situación que vivió con el periodista de Clarín a quien accedió a darle una entrevista y lo que devino después con tres productores de TN y Canal 13 que le insisten en ir a televisar su vida de manera morbosa "de esas que le gustan a ellos, mostrando el rancho del papá de mi hijo, mostrando dónde salíamos a pedir allá por los 90, yendo a ver el matrimonio que nos ayudó tanto (...) o sentarme en el living de la flaquita para hacerme hablar hasta quebrarme", dice.

"Educadamente les digo que no estoy lista para la TV. Insisten. Explico 'Mirá, accedí a darle una nota a Clarín porque me dijeron que iban a respetar lo dicho y con el título me dejaron mal parada'" y la respuesta de la productora la dejó sin palabras: "¿y qué me responden? '¡Pero Mayra, no nos prejuzgues, no nos hagas lo que a vos tanto te hicieron!'"

"Siiiiii leyeron bien! La tipa me dice que yo, diciéndoles que no, anteponiendo mi integridad a lo que sé que son capaces de editar, titular, mostrar, estoy prejuzgándolos tal como a mí me han prejuzgado tantos años. Son maravillosos. No saben que, precisamente el pre-juicio, es juzgar a alguien o algo sin saber nada, simplemente poniendo juicios que uno carga y depositándolos en el otro. Y no entienden que yo de ellos ya vi lo suficiente", dice indignada. 

Por último marca su posición: "quieren mostrarme salir del rancho de chapa y las calles de barro, para que los que ahora no dan abasto con el ajuste y los tarifazos, sientan que no tienen de qué quejarse. Quieren exponer que salí entera de la miseria espantosa de los 90 y usar mi realidad para seguir promoviendo políticas de ajuste y transferencia de recursos". 

Y finalizó "cuando intente hablar de alguna medida política o económica, van a dejarme como una pedante, titulando en un tono imperativo y apático, porque la empatía de los medios hacia los pobres existe mientras el pobre limpia pisos y termina el secundario, pero cuando quiere levantar la voz por alguna injusticia, se convierte en un prepotente". 

Para leer la historia de Mayra, click aquí

El beneficio de ser pobres. Mi vieja es una mina marginal. Toda la vida vivió fuera del sistema y ahí quedará. Por un...

Posted by Mayra Arena on sábado, 10 de marzo de 2018