La famosa repostera se vio envuelta en una situación particular cuando el jueves pasado se descubrió que uno de sus locales tenía una conexión eléctrica clandestina. 

Ella explica que por primera vez había realizado una franquicia de su marca y que ella se encargaba de la carta y de la calidad de los productos pero no del local en si.

De todos modos y aunque aclara varias veces que no es su responsabilidad, pide disculpas.

 

Instagram post by Maru Botana