Un numeroso grupo de taxistas se reunió en el Obelisco porteño para protestar porque la empresa Uber sigue funcionando a pesar de las prohibiciones tanto del Gobierno de la Ciudad como de la fiscalia a cargo.

 

Si bien la justicia determinó que debía darse de baja la aplicación, la misma sigue funcionando y perjudicando asi a los chofers y peones de taxis que ven afectado su trabajo. Los trabajadores reclama por el cierre de la empresa haciendo enfasis en las diferencias de las condiciones de trabajo.