Florencia Guadalupe Burgos e Irupé Bustos fueron el viernes pasado al supermercado Rosana, en el partido bonaerense de Morón. Mientras hacían las compras, se abrazaron y se dieron un beso. "Es ahí cuando se acerca el señor del vídeo y nos dice de mala manera que no podíamos darnos besos en ese lugar, que había criaturas y familias, que para eso fuéramos a la cancha", relataron en su denuncia en sus cuentas de Facebook. 

Las chicas le contestaron que no había nada de malo en un beso, pero el agresor les volvió a decir lo mismo. Entonces la pareja dejó la mercadería y se retiró del lugar. "Putas, taradas. Tómensela de acá”, les gritó el hombre.

Ante tamaña violencia, Florencia decidió filmar y pedirle su nombre y apellido y sólo atinó a contestarle: "yo soy el dueño, tomátela de acá antes de que te dé lo que te hace falta" y la amenazó nuevamente "tomátelas antes de que te dé una trompada y te arranque la cabeza". 

"Este es otro de los lamentables ejemplos de la sociedad retrógrada en la que vivimos. Nunca creímos que algo simple y rutinario como hacer las compras se iba a convertir en una situación tan triste e incómoda", lamentó Florencia e informó que además del escrache público, realizaron la denuncia en una Fiscalía y en el Inadi.

"Esperamos que llegue el día en que nadie nos diga a quién podemos querer y podamos ser libres sin pagar ningún precio por ello", anheló la joven al finalizar el post. Los gestos de acompañamiento no tardaron en llegar y ya hubo personas que propusieron realizar un besazo y repartir volantes en el supermercado, ubicado en las calles Azcuénaga y Mendoza, para repudiar tanta intolerancia y odio.

El viernes pasado con Iru, mi pareja, vivimos una situación horrible de discriminación y queremos contarlo porque...

Publicado por Florencia Guadalupe Burgos en miércoles, 25 de abril de 2018