Adriana Funaro estuvo 72 horas presa en el calabozo de una comisaría de Monte Grande luego de que el lunes fuera allanada su casa en Ezeiza por la denuncia de un vecino que avisó a la policía que tenía plantas de marihuana en el interior de su casa. Este jueves fue beneficiada por laJusticia con la prisión domiciliaria, pero continuará imputada por el delito de "siembra o cultivo para producción de estupefacientes". 

El delito que se le imputa tiene una pena de entre 4 y 15 años de prisión no excarcelable; pero el fiscal del caso, Carlos Hassan, quién escuchó la explicación de Funaro que para aplacar los dolores que le genera la artrosis, necesita de una gran cantidad de plantas para poder fabricar el aceite para mantener el tratamiento por un año. 

El juez de la causa, Hopracio Hryb le negó la excarcelación, pero la Justicia -a través del fiscal Hassan que tuvo en cuenta los dolores y el padecimiento que conlleva Funaro por su artrosis-  firmó la prisión domiciliaria, por lo que Adriana estará en la casa de su hija Micaela, en la localidad bonaerense de Monte Grande, pero no podrá salir ni a la vereda. "Estoy mucho más aliviada y feliz y mi mamá está fuerte, pero no quedó en libertad y es injusto. La lucha continúa",le dijo a Infobae Micaela.

Carolina Giaillard, diputada enrerriana del Frente para la Victoria y presidenta de la comisión de Salud en Diputados, se reunió con Hassan y le administró el material sobre los usos medicinales del cannabis y la ley que obtuvo media sanción en la Cámara baja. 

 

 

"Una mama que cultiva cannabis en su casa para extraer aceite, hoy está exúesta a que la detenga la policía.Si la ley hubiese estado aprobada, Adriana Funaro no estaría privada de su libertad", opinó la diputada a Infobae.