Durante las fiestas los controles de alcoholemia son el terror de todos, pero lamentablemente son necesarios. 

Varios fueron escrachados 'in fraganti' al volante, y muchos de ellos dejaron excusas propias de una película cómica. 

 

 

Crónica VIRALES on Twitter