Tal como vaticinaba el sketch de Peter Capusotto, varios negocios están implementando una modalidad que habla de la brutal crisis en que el macrismo hundió a la Argentina. 

Se trata de 'Outlets' de comida casi podrida. Así como suena: varios negocios venden la comida que está a punto de vencer (en algunos casos incomible y podrida) a precios muy bajos. 

Y como dice la máxima del comercio, si hay alguien que vende, es porque hay alguien que compra... familias enteras, arrasadas por la crisis y la falta de trabajo, no tienen otra opción más que hacer uso de esos alimentos en mal estado. 

Según destacan en una nota de EnOrsai, algunos locales confirmaron que ya están vendiendo los productos a un precio mucho menor que en las góndolas. 

La caída del consumo, sumado a los precios exorbitantes de los alimentos (que se vio reflejado con el kilo de pan a $100 por ejemplo) generan situaciones extremas como éstas.

 

El rebusque de la feria: el primer outlet de alimentos