Los restauradores que trabajan en la Iglesia del Santo Sepulcro de Israel dejarán al descubierto por primera vez una losa de piedra que es el lugar donde Jesucristo fue enterrado. Los investigadores encontraron una gran cantidad de material de relleno bajo un revestimiento de mármol instalado en 1555 en la Iglesia del Santo Sepulcro de Jerusalén.

El arqueólogo de la Sociedad Nacional Geográfica, Fredrick Hiebert, explicó que será un prolongado análisis científico, "pero finalmente podremos ver una superficie de la roca original donde, según la tradición fue puesto el cuerpo de Cristo". 

 

La alegada plataforma funeraria se localiza en el Edículo, una pequeña capilla de mármol. El Edículo actual fue reconstruido entre 1809 y 1810 según el proyecto de un arquitecto griego, Hiebert.