La piloto de automovilismo australiana Renne Gracie, de 25 años, decidió dedicarse al cine para adultos ya que le permite tener una mejor condición económica.

"Me puso en una situación financiera que nunca podría haber soñado y realmente lo disfruto. Estoy bien con lo que quieran llamarme. Estoy ganando un buen dinero y estoy cómoda con el lugar donde estoy", dijo la joven al portal británico The Sun. 

 

 

Todo comenzó cuando Gracie, que fue la primera mujer australiana en correr en el circuito supercars, empezó a compartir fotos hot junto a sus autos a través de sus redes sociales. Sus seguidores le recomendaron que suba el material al sitio web OnlyFans -una herramienta online de pago que permite a los usuarios tener un seguimiento más íntimo con sus artistas favoritos- y después de haber ganado más de 1.500 dólares en la primera semana, rápidamente pasó a compartir videos donde se la ve en pleno acto sexual.

 

 

"Créalo o no, mi papá lo sabe y lo apoya. Creo que se podría decir que mi papá está realmente orgulloso por la situación financiera en la que estoy y por lo que hice con el sitio", señaló la piloto quien, a estas alturas, ya perdió su pasión por las carreras.