Diecisiete años después la Justicia marplatense absolvió al ex sargento de policía Ricardo Panadero, quien era acusado por las torturas, la violación y el asesinato de la joven de 15 años Natalia Melmann.

El crimen ocurrió en Miramar en 2001 y ya tenía a cuatro condenados. Ahora, luego de un debate que duró 20 días, un Tribunal desestimó pruebas como el ADN positivo de un vello púbico que había sido hallado en el cuerpo de la víctima durante la autopsia.

La decisión de absolverlo desató la furia de un grupo de manifestantes que aguardaba el fallo en la puerta de los tribunales. Corridas, pedradas y un grupo de Infantería los dispersó con balas de goma.

Panadero, absuelto, fue retirado por una puerta lateral de la sala del Tribunal Oral en lo Criminal 4 mientras los papás de Natalia Melmann hablaban con la prensa y relataban su angustia por el dictamen.

 

 

"Natalia amaba la vida y estos hijos de puta se la quitaron. La Justicia, después de 17 años, se toma el trabajo de dar este veredicto que es un ejemplo de lo que no se debe hacer", sostuvo Laura Calampuca, mamá de la adolescente.

Para los jueces Jorge Peralta, Juan Manuel Sueyro y Fabian Riquert, que dictaron el fallo por unanimidad, "no hay prueba de cargo suficiente, por lo que la absolución es lo que corresponde", dijeron. 

Natalia Melmann tenía 15 años cuando fue torturada, violada y estrangulada con los cordones de una de sus zapatillas por un grupo de policías en la temporada de verano de 2001. Según cuentan testigos, la joven había sido el "regalo" para el comisario por su cumpleaños.

En 2002, los policías Ricardo Suárez, Oscar Echenique y Ricardo Anselmini, compañeros de Panadero, recibieron prisión perpetua, pero desde octubre el año pasado gozan de salidas transitorias en la misma ciudad donde hace 17 años asesinaron, luego de violarla, a la joven.

El Tribunal de Casación bonaerense aún debe resolver un recurso presentado por la familia de la adolescente para que ese beneficio sea revocado.