El diario Clarín de hoy recuerda el aniversario de aquella funesta noche en la que la policía del dictador Juan Carlos Onganía irrumpió en cinco facultades de la UBA y sacó a bastonazos a docentes, estudiantes y graduados que se oponían a la intervención de la Universidad.

 

Pero lejos de la nota lavada que publica hoy el diario, en 1966 llevó el tema a su tapa no sólo dándole su aval sino justificándolo como que se trataba del cumplimiento de la ley. Nadie resiste un archivo pero el diario debería pedir disculpas por el tratamiento que le dio a este hecho histórico que marcó un antes y un después en la educación pública argentina.