El famoso actor de cine porno español, Nacho Vidal, junto con un familiar y uno de sus empleados, fueron detenidos acusados por la muerte del prestigioso fotógrafo de moda José Luis Abad durante un rito para desintoxicarlo de las drogas mediante la administración de un veneno obtenido del sapo bufo al que denominan molécula de Dios.

Si bien la muerte se produjo en julio del año pasado, en la casa de campo que Vidal tiene en la localidad valenciana de Enguera, la policía recién hoy pudo detenerlo, junto a sus otros cómplices, luego de varios meses de investigación para probar los hechos.

Tanto el actor como los otros dos imputados quedaron en libertad provisional, bajo la acusación de un presunto delito de homicidio impudente, y se encuentran a la espera del juicio.

José Luis Abad, que fue colaborador de la revista de moda británica Urban VLC, murió el 28 de julio por la mañana mientras era sometido al rito del sapo bufo que ciertas corrientes chamánicas vinculan con un viaje astral y mental con poderes curativos, que supuestamente es capaz de curar las adicciones. 

 

El fotógrafo Jose Luis Abad
El fotógrafo Jose Luis Abad

 

El fotógrafo sufrió un infarto de miocardio que le provocó la muerte en minutos. A pesar de sus convulsiones y a la asfixia que estaba sufriendo, ninguno de los presentes intervino ni llamó al servicio médico de emergencias.

El actor porno, que asegura haber sometido a José Luis Abad al rito de manera desinteresada y por la amistad que le unía a una prima suya, ya había realizado con anterioridad este tipo de prácticas, según él mismo declaró ante la Guardia Civil.

Nacho Vidal había contado su experiencia tras ingerir el veneno del sapo bufo

La molécula de Dios

El rito del sapo bufo consiste en fumar bufantoína, el veneno extraído del sapito de Sonora o bufo alvarius, uno de los alucinógenos más potentes de cuantos se encuentran en la naturaleza. La sustancia que contiene el anfibio, 5-MeO-DMT, es una droga que se suele comercializar por internet y en los últimos años esta ceremonia de sanación que procede de México, principalmente del estado de Sonora, se ha extendido por todo el mundo.

El 'viaje' curativo dura entre 15 y 20 minutos y produce importantes alteraciones como taquicardia, pérdida del conocimiento y, en ocasiones, la muerte. La bufantoína se encuentra solo en una de las 463 variedades de sapo que existen en el mundo, el Bufo Alvarius, y es extraída de sus glándulas parótidas. Durante la ceremonia, se fuma cristalizada en una pipa de cristal con propósitos curativos o simplemente alucinógenos.