Mauro Icardi sufrió un robo cuando estaba estacionado con su lujoso Roll Royce, cerca de la Arena Cívica de Milán.

El atraco fue perpetrado por dos hombres que lo abordaron y lo amenazaron para que le entregue todas sus pertenencias.

Más allá que Icardi se resistió, los ladrones lograron arrebatarse su nuevo reloj marca Hublot, valuado en unos 47 mil dólares, y huyeron a bordo de una moto.

Justamente, este robo del reloj se produjo días atrás de que el delantero de Inter haya publicado en las redes sociales su alegría por haberse comprado este lujoso accesorio de 18 kilates. Pero que duró poquito en su muñeca.