Brisa Castro desapareció el miércoles 19 a la tarde. Fue vista por última vez esperando un colectivo en 117 y 96. A partir de ahí se esfumó de la faz de la Tierra. 

Muchos vecinos y medios de comunicación hablan de su desaparición. Pero, gracias a una búsqueda intensiva en las redes sociales, podemos ver algunas pruebas que podrían revelar qué fue lo que pasó con esta joven. 

Todo comenzó en diciembre de 2018, hace seis meses, cuando Brisa hizo una larga publicación en sus redes sociales. 

Allí comentó que, cuando estaba en la parada de 120 y 72 (muy cerca de donde desapareció) fue acosada por un hombre en una moto, que le exigía que se suba. 

La joven se negó, pero el sujeto apareció en varias oportunidades con una insistencia sospechosa. Fue allí cuando Brisa le pide a dos personas que la ayuden, en medio de un ataque de nervios. Mientras, el hombre seguía rodeándola como si ella fuera su presa. 

Fue a la comisaría con ambos y allí le dijeron que no podían "hacer nada" -como de costumbre- y ella dijo: "¿Tiene que matarme para que ustedes puedan hacer algo?". La frase hoy cobra más fuerza que nunca. 

Uno de los hombres que la ayudó también publicó en sus redes el relato de la situación, donde contó cómo fueron los hechos, la actitud del motoquero acosador, y dio un dato clave: "La quisimos acompañar a tomarse el micro pero nos dice que en la esquina de 120 y 80 estaba otra camioneta, una Kangoo blanca con vidrios polarizados esprándola". Según el relato, esta camioneta estaba sospechosamente parada siempre por la zona en donde el motociclista acosaba a las mujeres. 

Mirá la publicación original de Brisa con el video del motoquero

 

Briisa Maciuk

Aquí la publicación del joven que la ayudó junto a otro hombre que parece fue su padre

 

CÁMARAS DE SEGURIDAD

Según los padres de Brisa, ella tomó el colectivo pero nunca bajó: "A las 18:30 estaba tomando el micro para venir a mi casa. El novio nos avisó que iba en camino. Tomó el colectivo en 117 y 96 pero nunca bajó", expresaron.

Según los padres, chequearon las cámaras de seguridad y tenía que bajar en 7 y 74 pero nunca lo hizo. La pregunta es, ¿habrá subido al micro? 

Este viernes sus compañeros de la Escuela 44 marchan al Pasaje Dardo Rocha para exigir su aparición.