La Marina de la ciudad de Valencia, en España amaneció repleta de esculturas en las que se pueden contemplar masturbaciones, sexo anal y felaciones, entre otras, creadas por el artista Antoni Miró, quien se inspiró en el arte griego donde este tipo de representaciones eran muy comunes.

Sin embargo, muchos ciudadanos dieron a conocer su enojo y consideraron a las obras como inapropiadas teniendo en cuenta que se encuentran en la vía pública al alcance de la mirada de los más chicos.

Los que pusieron la voz en el cielo fue la conservadora Asociación Foro de la Familia, desde donde exigieron que las obras se retiren de manera inmediata. El delegado en Valencia, Vicente Morro, asegura que las esculturas vulneran la Ley de Protección Jurídica del Menor, ya que se los expone “a escenas inadecuadas para su edad y sin que los padres que lo deseen puedan pasar libremente por la zona si quieren evitar su visualización”.

 

 

Tras la polémica entorno a las esculturas, el artista señaló que "siempre hay personas malpensadas que se aferran a ideas muy extrañas y antediluvianas" y que este tipo de polémicas son cíclicas y "de tanto en tanto suelen pasar".

 

Antoni Miró
Antoni Miró

 

Las obras de Antoni expuestas en la vía pública son parte de una exposición mayor que se llevara a cabo en las próximas semanas en un centro cultural de Valencia.