La multinacional petrolera Shell advirtió en 1991 sobre los peligros del cambio climático en un vídeo institucional dirigido a escuelas

La cinta, de 28 minutos. Climate of Concern  (Clima de preocupación) es el juego de palabras utilizado en inglés para dar cuenta "de las variaciones extremas de temperaturas, inundaciones, hambrunas y sus damnificados, que afectarían al mundo entero de seguir quemando energía fósil". Además destaca que es necesario "tomar medidas de inmediato, porque si bien el calentamiento de la Tierra no puede asegurarse de forma rotunda, muchos piensan que esperar hasta comprobarlo puede ser irresponsable". Un mensaje que gana hoy más peso cuando el propio presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se niega a reconocer el cambio climático. 

Este peculiar mensaje- que va en contra justamente de la producción y empresa Shell- fue redescubierto por De Correspondent, un portal periodístico digital holandés. 

"Las islas tropicales que hoy apenas sobresalen del agua [en 1991] se volverán inhabitables para ser luego inundadas por las aguas (…) los acuíferos de las tierras bajas costeras del mundo, indispensables para la agricultura y el suministro urbano, serán contaminados", relata el narrador en la cinta de Shell y se pregunta: "¿Quién se ocupará de los refugiados del cambio climático en un mundo superpoblado sujeto a estos cambios extremos de temperatura?".

 

 

 

La película concluye llamando "a una nueva era de cooperación técnica y económica, porque los problemas, y dilemas, del cambio climático nos afectan a todos"; aunque siendo el 2017, la petrolera  no parece haberse involucrado con ese cambio por el que clamaba. Incluso, según la ONG británica InfluenceMap, "Shell invirtió en 2015 unos 20,7 millones de euros en persuadir o presionar contra las políticas destinadas a contener el cambio climático". 

Tom Wigley, experto en clima, fue uno de los científicos que colaboró en la elaboración del vídeo y delcaró que "asombra lo acertado de las predicciones de hace 25 años teniendo en cuenta lo que sabíamos". Además un informe confidencial de la petrolera, fechado en 1986 señala que la transformación prevista "puede ser la mayor registrada en la historia".