Las consignas no eran claras entre el grupito que se congregó, en contra de la ley, a protestar en el Obelisco. Entre los que negaban la existencia del virus, reclamaban asegurando que esto se trataba de una dictadura y todo tipo de ridiculeces un hombre se sinceró y dijo "hace 80 días que no la pongo por culpa de la cuarentena".