La señora se lo atribuye a médicos italianos que nadie escuchó pero asegura que el virus que detuvo al mundo, destrozó la economía mundial y dejó cientos de miles de muertos y contando no era un virus sino una bacteria que se combatía con antibióticos y anticoagulantes y no hacen falta los respiradores.

Hay gente que debería ajustar su medicación o tal vez internarse unos días.