En los baños de mujeres de Anfield el Livepool ofrece gratis a sus seguidoras productos de higiene íntima femenina (compresas y tampones).

"No creemos que debas pagar por estos artículos de primera necesidad. Por favor, úsalos si los necesitas", reza el cartel con el que el Liverpool ofrece estos productos a sus seguidoras.

La imagen fue publicada por una joven en su cuenta de Twitter y se convirtió rápidamente en viral:

 

Don Sophia 🤪 on Twitter

En Argentina, desde el 2017, desde Ecofemini(s)ta realizan una campaña llamada "Menstruacción", para pedir que se quite el impuesto a los productos de higiene femenina y se acceda de manera gratuita a estos elementos necesarios para la salud íntima de la mujer 

Según el último relevamiento que realizaron, dicen que "en Argentina, la brecha salarial promedio es del 27%, pero más del 36% de las asalariadas están en situación de informalidad donde la brecha asciende al 37%. A su vez, la mitad de las mujeres en nuestro país gana menos de $6.300 mensualmente (315 dólares estadounidenses) y el costo estimado de gestionar la menstruación en 2018 mediante la compra de toallitas y tampones es de entre 1000 y 2200 pesos argentinos (entre 50 y 109 dólares estadounidenses)".

Además, explican que "Este gasto no es optativo ya que es nuestro deber social gestionar la menstruación y el mismo impacta sobre ingresos que son de por sí menores. Por eso, el primer reclamo de la campaña es la quita del IVA de los productos de gestión menstrual, ya que son productos de primera necesidad y el impuesto sobre ellos crea una desventaja real para las personas que menstrúan. Por otro lado, en un contexto en el que la mayoría de las personas pobres son mujeres (7 de cada 10 en la Argentina), no poder adquirir los medios para gestionar la menstruación es un factor de ausentismo escolar y laboral. Las personas en edad escolar que no pueden acceder a productos que les garanticen no mancharse en clase dejan de ir durante los días de sangrado. Estas personas también son propensas a incurrir en prácticas poco sanitarias para gestionar su menstruación, que generan mayores riesgos de infecciones e infertilidad."

Por último, reclaman que haya una distribución gratuita de métodos de gestión menstrual en escuelas, cárceles y otros espacios comunitarios y que hasta el momento, se han presentado alrededor de 11 proyectos de ley de alcance nacional y local.