Luego de la relevancia que tomó el accionar del gatillo fácil luego del accionar del policía bonaerense Luis Chocobar (que asesinó a un joven delincuente en La Boca), ahora el ministerio de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires comandado por Cristian Ritondo reglamentó la portación del bastón tonfa, conocido como cachiporra. 

 

Después de que se aprobara el uso de la cachiporra a finales de febrero, la cartera de seguridad bonaerense presentó el boletín oficial con un extenso manual y en estos días, unos 55 mil agentes comenzarán a recibirlos y deberán llevarlos de forma permanente en la cintura. 

Según la disposición, los uniformados recibirán junto al elemento un manual de uso y serán capacitados sobre su utilización en cursos en los centros dependientes de la Dirección de Centros de Entrenamiento. 

Según el manual de entrenamiento, la tonfa “es un elemento de trabajo que forma parte de los componentes del uniforme de servicio-, y a su vez, un arma defensiva y ofensiva y como tal, debe ser utilizada adecuándose estrictamente a los principios de legalidad, razonabilidad y gradualidad, con un propósito prioritario defensivo, permitiendo hacer un uso diferenciado de la fuerza, otorgando una alternativa más entre la persuasión verbal y el uso del arma de fuego”.