En mayo de 2005, el entonces mandatario Néstor Kirchner estuvo en Santa Rosa, provincia de La Pampa, donde visitó a la familia de Lucía Tartaglia quien fuera amiga y compañera de militancia, detenida desaparecida durante su embarazo.

"Lo digo democráticamente, lo digo con todo respeto. Yo me hago cargo de mis ideas, me hago cargo de mi historia, me hago cargo de mis amigos, me hago cargo de la responsabilidad, de mi militancia desde el primer día que la practiqué. Por eso es que le puedo hablar así al pueblo. Hoy vine a esta querida provincia de La Pampa y quería pasar a ver a la mamá de una compañera y amiga mía, Lucía Tartaglia, y gracias a Dios que las autoridades me acompañaron y pude ir. Son mis amigos, fueron mis compañeros, acertamos y nos equivocamos en muchas de las cosas que hicimos, pero éramos una generación que quería cambiar este país. Mientras que nosotros vamos con nuestra historia y la responsabilidad llevándolas bien cargadas en nuestras espaldas, estos señores se quieren renovar y aparecer distintos. ¡Qué se hagan cargo aquellos que participaron y tuvieron activa responsabilidad en esa historia dolorosa!", decía en un tramo de su discurso en la provincia pampeana permanentemente interrumpido por los aplausos.

 

 

Meses después de la muerte de Néstor, el hermano de Lucía, Aldo Tartaglia, fue recibido por Cristina en la Casa Rosada. Entonces, la familia Tartaglia se había acercado a los organismos de Derechos Humanos, además de haber viajado a Buenos Aires para estar la sentencia a los máximos responsables -los represores Julio Simón alias “El Turco Julián”, Raúl Antonio Guglielminetti, alias “Mayor Guastavino” y el ex comisario de la Policía Federal Samuel Miara, apropiador de dos hijos de desaparecidos- en el Garage Olimpo, el centro clandestino de detención donde estuvo Lucía.

La compañera militante de Néstor fue secuestrada el 27 de noviembre de 1977 en La Plata. Estudiaba derecho y militaba en la Juventud Universitaria Peronista. En 1978 su hermano recibió una carta donde Lucía contaba su secuestro, y una segunda misiva donde revelaba su embarazo.