El Ministerio de Antiguedades descubrió un nuevo secreto del mundo antiguo de Egipto al hallar los vestigios de una pirámide de 3.700 años de antigüedad. Se trata de un pasillo interior y un bloque grabado con 10 líneas de jeroglíficos en la necrópolis real de Dahshur, que se cree que fue construida durante la 13ª dinastía faraónica.

El tamaño de la pirámide todavía no se ha logrado determinar, ya que las excavaciones están en sus primeras etapas. "Todas las partes descubiertas de la pirámide están en muy buenas condiciones y más excavaciones tendrán lugar para revelar más partes", dijo desde el ministerio.

 

 

 

 

Según informó el exjefe del Consejo Supremo de Antigüedades, Zahi Hawas, los arqueólogos descubrieron unas 123 pirámides antiguas en Egipto hasta la fecha. Hawas, además, aseguró que los restos encotrados parecen indicar que el monumento pertenecía a "una reina enterrada cerca de su marido o hijo".

"Esperamos encontrar alguna inscripción que revele la identidad del dueño de la pirámide. Encontrar el nombre de una reina desconocida hasta ahora serviría para completar la historia", señaló el experto.

 

 

 

 

Las nuevas investigaciones son parte de la llamada Operación ScanPyramids, la cual emplea equipo de escaneado para localizar estructuras y cavidades ocultas.