Una anestesióloga tucumana de 53 años mandaba selfies y videos de sus pacientes desnudos e inconscientes a un grupo de WhatsApp del consorcio de su edificio de San Miguel de Tucumán.

"Vivía compartiendo fotos de este estilo como si fuese algo gracioso o bonito", declaró uno de los integrantes del chat al medio Crónica con respecto a las inapropiadas imágenes que enviaba la mujer.

 

 

"Lo mandaba como broma a los chicos, por ejemplo, sacaba fotos de unos pechos grandes y nos decía que era un regalo para nosotros", agregó el denunciante, señalando que solo compartía fotos de pacientes del sexo femenino.

En otra oportunidad, la mujer compartió un parto entero que había filmado sin la autorización de quien estaba dando a luz, aunque las imágenes no se hicieron públicas ya que los mismos vecinos que participaban de la conversación consideraron que era inapropiado difundirlas.

 

 

Hasta el momento se desconoce si concretó sus afirmaciones, y no se descarta que la Justicia obre de oficio para determinar de manera fehaciente este grave suceso. Incluso, llegó a filmar un parto entero sin la autorización de quien estaba dando a luz y lo envió por WhatsApp.

Hasta el momento se desconoce si el caso llegó a manos de la justicia, aunque se espera que la anestesióloga sea condenada por este grave suceso.