Gastón Gaudio y Sebastián Ortega fueron interceptados por la policía en las calles de Recoleta y notificados por incumplir la orden de aislamiento en el marco de la pandemia por coronavirus.

Un policía los encontró mientras hacía el recorrido nocturno y fue a preguntarles por qué estaban caminando juntos, no pudieron explicar el motivo y fueron notificados. Cuando vieron al oficial, además, intentaron regresar hacia atrás.

Por el hecho, se los acusó de incumplir el artículo 205 del Código Penal, que establece una pena de seis meses a dos años de prisión para el que "violare las medidas adoptadas por las autoridades competentes, para impedir la introducción o propagación de una epidemia".

La causa quedó a cargo del juzgado nacional en lo Criminal y Correccional Federal N° 12, a cargo del Dr. Rodolfo Canicoba Corral.