Podría decirse que es el nuevo hit de las protestas callejeras que, a pesar de ir contra la ley, conservan la distancia y utilizan barbijos. Y se lo cantan al jefe de gobierno para que le quede claro.