La escena parece sacada de una película, pero ocurrió en la vida real, en un supermercado de La Plata.

Allí una cliente mira con estupor el ingreso de un grupo organizado, formado por jóvenes de nacionalidad china que golpean con palos las góndolas de productos en una clara muestra de amedrentamiento.