Según Benjamín Aidoo, esta idea de bailar con el ataud surgió con la muerte de un padre.

El hombre propuso hacer una coreografía para que las personas dejaran de llorar, y desde ese momento, el grupo originario de Ghana tomó popularidad no solo en su país sino en el mundo con la viralización del video.