Hace una semana, Donald Trump fue desmentido por la revista Time cuando afirmó que lo habían convocado para ser nuevamente la persona del año y él no aceptó. 

Pero ahora, tal y como estaba estipulado, se conoció que el elegido del año fue el movimiento espontáneo "me too" (yo también) compuesto por mujeres que sufrieron algún tipo de acoso y/o abuso y que decidieron romper el silencio. 

 

 

El destape se inició con la investigación de Ronan Farrow, hijo de Mia Farrow y Woody Allen,  sobre los abusos en Hollywood del productor Harvey Weinstein, en un artículo que salió publicado en la revista The New Yorker y luego ampliada en The New York Times con testimonios que se fueron sumando y que en redes se compartieron con el hashtag "#metoo". 

 

 

 

Edward Felsenthal, editor en jefe, destacó que la elección se dio "ya que se transformó en un hashtag, un movimiento, un ajuste. Pero comenzó, como lo hace cualquier gran cambio social, con actos de valentía individual". Valentía de mujeres que, hartas de sentirse silenciadas, salieron a contar sus experiencias y denunciar públicamente al maltrato físico, sexual y psicológico al que fueron sometidas mientras la sociedad estadounidense hacía oídos sordos. 

También se destacó el trabajo de periodistas- como Emily Steel y Michael Schmidt, Jodi Kantor y Megan Twohey, Ronan Farrow, Brett Anderson, Oliver Darcy, e Irin Carmon y Amy Brittain- que se enfrentaron a las tramas de poder y las acusaciones de "fake news", como suele decir Trump, para revelar no solo la violencia de género en Hollywood sino también en otros ámbitos públicos y políticos. 

La nota completa (en inglés) acá