Un simple gesto de "amor y paz" se transformó en una pesadilla para la concursante del certamen de Miss Universo proveniente de Irak. 

La joven Sarah Idan subió a su cuenta de Instagram una imagen junto a Miss Israel e inmediatamente la acusaron de traidora a ella y a su familia por lo que se vio obligada a huir a Estados Unidos. 

 

 

La joven tiene doble nacionalidad- iraquí y estadounidense- por lo que eligió a ese último país para instalarse.  Ahora vive en Los Ángeles junto con su familia, aunque en las redes sociales sigue recibiendo amenazas de muerte. 

Era la primera vez en 45 años que Irak conseguía tener a una representante para Miss Universo. Pero "el orgullo nacional se mancilló" tras la foto y las imágenes de Idan en bikini. 

La joven se disculpó hacia “aquellos que piensan que (la foto) era un ataque a la causa Palestina” y subrayó: “Quiero enfatizar que el propósito de la imagen era solo expresar la esperanza y el deseo de paz entre los dos países”. 

 

 

 “No soy la primera ni la última persona en enfrentar una acusación por una cuestión de libertad personal. Millones de mujeres iraquíes viven con miedo”, escribió la joven en su cuenta de Twitter.